El neurodesarrollo: trastornos, comorbilidad y neuropsicología infantil - Blog NeuronUP (2022)

  • 1 El neurodesarrollo
    • 1.1 ¿Qué son los trastornos del neurodesarrollo?
    • 1.2 Clasificación de los trastornos del neurodesarrollo
  • 2 Neuropsicología infantil
    • 2.1 Papel del neuropsicólogo infantil
  • 3 Trastornos de neurodesarrollo y comorbilidad
    • 3.1 TDAH
      • 3.1.1 Subptipos y comorbilidades
      • 3.1.2 Diferencias con otras alteraciones
    • 3.2 TEA
      • 3.2.1 Comorbilidades
    • 3.3 La importancia de la evaluación neuropsicológica
  • 4 Conclusiones
  • 5 Bibliografía
    • 5.1 Más referencias

2.7kviews

En la actualidad se observa un incremento de alteraciones emocionales y conductuales en la etapa de la niñez y en la adolescencia en el Perú (Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado- Hideyo Noguchi [INSM HD-HN], 2012), los cuales se pueden describir y explicar dependiendo de su etiología, sintomatología y disfuncionabilidad en trastornos infanto juveniles, entre los que se encuentran los trastornos del neurodesarrollo.

Los trastornos infanto juveniles tienen diferente etiología desde una perspectiva biológica, psicológica y social. Uno de esos grandes grupos lo conforman los trastornos del neurodesarrollo. Este grupo de alteraciones se caracterizan por un retraso en el crecimiento y maduración del cerebro asociados a una disfunción cognitiva, emocional, conductual (Artigas- Pallarés, Guitart & Gabau- Vila, 2013). A continuación, describiremos el constructo de neurodesarrollo, la clasificación de los trastornos del neurodesarrollo, sus cuadros comórbidos y su evaluación desde un ámbito neuropsicológico.

El neurodesarrollo

El neurodesarrollo implica una interacción constante entre el organismo y el medio ambiente, donde progresivamente se van formando diferentes capacidades, habilidades, destrezas, actitudes, etc, en el cual el sistema nervioso entra en un proceso de maduración y junto al entorno social permite el desarrollo de las funciones cerebrales, así como de la personalidad (Gutiérrez, Lazarte & Alarcón, 2016).

Además, permite la maduración de las capacidades cognitivas, motoras y emocionales, si bien parte de un proceso similar, cada persona tiene su propio ritmo, siendo un nexo para una adecuada interacción de la genética, la estimulación y la afectividad (Medina-Alva, et al., 2015). Por consiguiente, su retraso puede originar una menor conexión y desarrollo del cerebro describiéndose a través de los trastornos del neurodesarrollo.

¿Qué son los trastornos del neurodesarrollo?

Los trastornos del neurodesarrollo son problemas asociados a un menor funcionamiento y desenvolvimiento del sistema nervioso que comienza en el inicio de la infancia y se manifiesta normalmente en alteraciones motrices, conductuales, de interacción social, de lenguaje y del aprendizaje (Galán-López, Lascarez-Martínez, Gómez-Tello & Galicia-Alvarado, 2017).

Clasificación de los trastornos del neurodesarrollo

Montes, Bembibre, Triviño y Arnedo (2015) clasifican a los trastornos del neurodesarrollo en genéticos, de etiología ambiental y los que se definen por sus repercusiones finales. En la medida que se identifique los signos de alarma y factores de riesgo anormal a nivel prenatal, perinatal o postnatal se podrá conocer su evolución y/o pronóstico (Ponce-Meza, 2017).

Los trastornos genéticos más comunes son el Síndrome de Down, Síndrome de Edwards, Síndrome de Klinefelter, etc; entre los trastornos de etiología ambiental se encuentran los derivados del consumo de drogas, malnutrición, infecciones parasitarias o bacterianas; y los trastornos de repercusión funcional incluyen el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, trastorno de espectro autista, trastorno del lenguaje, trastornos del aprendizaje y la discapacidad intelectual.

Dependiendo de su diversa etiología es conveniente su detección para posteriormente brindar estrategias donde se estimulen sus capacidades y sus circuitos alterados para una mayor potencialidad de su desarrollo (Artigas-Pallarés, Guitart, Gabau-Villa, 2013). Su abordaje puede darse desde un ámbito neurológico, psiquiátrico y psicológico. Una de las especialidades de la psicología que se encarga de la detección, evaluación, diagnóstico e intervención de los retrasos y/o trastornos del neurodesarrollo es la neuropsicología infantil (Arango- Lasprilla, Rivera y Olabarrieta- Landa, 2017).

Neuropsicología infantil

La neuropsicología infantil es una neurociencia conductual que estudia las relaciones entre la conducta y el cerebro en desarrollo (Cuervo & Ávila, 2010). Esta especialidad se encarga desde un abordaje neuropsicológico de las alteraciones del neurodesarrollo como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad TDAH, trastornos de espectro autista TEA, malformaciones congénitas, alteraciones congénitas y dificultades de aprendizaje (Montes, Bembibre, Triviño & Arnedo, 2015).

El marco teórico de la neuropsicología infantil consiste en la relación que tiene el cerebro del niño con su medio ambiente, en el cual las diferentes áreas cerebrales y funciones cognitivas están en constante maduración permitiendo así una mayor funcionalidad y adaptación para responder a diferentes situaciones que tenga que atravesar. Entre tanto si hubiese un retraso neurocognitivo, la plasticidad cerebral permitirá compensar y restaurar estas deficiencias (Arango- Lasprilla, Romero, Hewitt- Ramirez y Rodriguez, 2018).

Papel del neuropsicólogo infantil

Una de las funciones del neuropsicólogo infantil es la evaluación neuropsicológica, es decir, el uso de técnicas e instrumentos para evaluar el desarrollo de sus funciones cognitivas, emocionales y conductuales resultado del funcionamiento del sistema nervioso en desarrollo (Portellano & García, 2014). Esta permite contribuir al diagnóstico diferencial de diferentes cuadros infanto juveniles como los trastornos del neurodesarrollo, trastornos externalizantes, trastornos internalizantes, etc (Arango- Lasprilla, Rivera, & Olabarrieta-Landa, 2017). Desde una descripción práctica se realiza la entrevista de los padres para recolectar el motivo de consulta y la historia clínica neuropsicológica, se explora las áreas cognitivas con instrumentos neuropsicológicos y se observa cómo responde el niño a las tareas(estímulos) presentados y si son congruentes a su edad cronológica (Oré, 2019).

Trastornos de neurodesarrollo y comorbilidad

La mayoría de los trastornos neurodesarrollo no se manifiestan de manera independiente con un curso similar, síntomas principales o con una edad de aparición especifica, por lo que su diagnóstico resulta confuso o incompleto; dentro de una actividad asistencial mayormente suelen presentarse como cuadros comórbidos o cuadros asociados. La comorbilidad, por tanto, consiste en la aparición en una misma persona de dos o más patologías, donde la aparición de uno determina su pronóstico y proceso de intervención (Montes, Bembibre, Triviño y Arnedo, 2015).

Los trastornos con mayor comorbilidad corresponden al TDAH y TEA. Si bien cada uno de estos trastornos tienen síntomas principales que lo caracterizan de otros, es recomendable explorar otros cuadros que se asocien (Arango- Lasprilla, Romero, Hewitt- Ramírez & Rodríguez, 2018).

TDAH

El TDAH es un trastorno de neurodesarrollo que se caracteriza por un patrón persistente de inatención, hiperactividad e impulsividad (Asociación Americana de Psiquiatría, 2015). A continuación, detallamos sus 3 predominios: Inatento, hiperactivo y combinado (inatención, hiperactividad e impulsividad). Además, sus mayores comorbilidades son los Trastornos de aprendizaje (TP), Trastornos de conducta (TC) y los Trastornos de ansiedad (TA).

(Video) Telerehabilitación en Neurorehabilitación como medio de intervenciòn en tiempos de confinamiento.

Subptipos y comorbilidades

El TDAH de predominio inatento suele asociarse con los Trastornos de aprendizaje (TAP), comúnmente con los problemas de lectoescritura (Scandar, 2013). Cabe mencionar que ambos problemas se encuentran en la categoría de trastornos del neurodesarrollo. Por lo tanto, un déficit en las funciones atencionales generaría dificultades en áreas de aprendizaje de la lectura, escritura, ortografía. Mayormente esto se observa en niñas en comparación a niños en un ambiente asistencial.

El TDAH de predominio hiperactivo-impulsivo y combinado, es decir, con mayor sintomatología de hiperactividad e impulsividad, hace que se asocie o diferencia con otras alteraciones comportamentales o también llamados externalizantes como el Trastorno de conducta oposicionista desafiante (TCO) o de conducta disocial (TCD) (Baca, 2012).

Diferencias con otras alteraciones

Unas de las diferencias principales parten de la etiología del problema, mayormente los niños TDAH tienen problemas en su proceso de desarrollo donde evidencian inmadurez cognitiva y emocional, mientras que los TCO y TCD suele ser darse por un ambiente nocivo e inadecuado que refuerza sus conductas desadaptativas ocasionando que los niños no respeten normas sociales. Del mismo modo según la evolución del problema, mientras que en los niños con TDAH se espera que los síntomas disminuyan en la adolescencia, en los TCO los problemas desadaptativos pueden incrementarse llegando a presentar TCD. Si los síntomas de estos trastornos empiezan a menor edad el pronóstico tiende a ser desfavorable (Arango- Lasprilla, Romero, Hewitt- Ramirez y Rodriguez, 2018).

Así mismo, es usualmente apreciable otra relación con los trastornos del ánimo, específicamente con mayor frecuencia en cuadros ansiosos y en menor medida en cuadros depresivos. Ello implicaría que el niño o niña con TDAH se sienta decaído, preocupado, tenso, pesimista y con sentimientos de culpabilidad debido a que no puede rendir en áreas académicas o sociales como otros niños de su entorno. Estos síntomas y más aún sus diferencias son difíciles de determinar debido a que su entorno social como la familia, profesores y grupos pares estarían más pendientes de su hiperactividad y problemas de atención. Por esta razón, se recomienda averiguar si existen familiares con antecedentes de problemas emocionales. También es importante saber si los síntomas principales de TDAH han generado sintomatología depresiva y/o ansiosa (López-Villalobos, Serrano & Sánchez-Mateos, 2013).

TEA

El TEA es un trastorno del neurodesarrollo cuyas deficiencias se centran en la comunicación e interacción social como en los patrones restrictivos y repetitivos de comportamientos, intereses y actividades (Asociación Americana de Psiquiatría APA, 2015). Seguidamente, profundizamos en sus mayores comorbilidades como son la epilepsia, el TDAH, la discapacidad intelectual (DI), los trastornos del sueño, los trastornos de ansiedad, la agresividad y un déficit en las habilidades sociales.

Comorbilidades

La epilepsia tiene un gran componente neuropsicológico, por lo que es importante detectar déficits cognitivos de inicio temprano y diferenciarlos con otros cuadros (Arango- Lasprilla, Romero, Hewitt- Ramírez & Rodríguez, 2018). Mayormente en el TEA y la epilepsia se encuentran cuadros de discapacidad intelectual, así como también alteraciones en el lenguaje, memoria declarativa y funciones ejecutivas lo que traería un peor pronóstico en el desarrollo y funcionabilidad del niño (García-Peñas, 2009).

Un 20% al 30% de niños con TDAH pueden presentar TEA (Rico-Moreno & Tárraga- Mínguez, 2016). La comorbilidad de ambos cuadros podría explicarse por una alteración en el desarrollo de las funciones ejecutivas. De hecho, en ambas alteraciones se observa que los niños evidencian un retraso madurativo del funcionamiento ejecutivo del control inhibitorio, flexibilidad cognitiva y planificación. Un deslinde entre el desempeño ejecutivo comprendería que los TEA presentan mayores dificultades en la flexibilidad cognitiva y la abstracción sin embargo en los TDAH el déficit ejecutivo correspondería al control inhibitorio y la memoria de trabajo (Portellano y García, 2014).

En cuanto a la DI y el TEA podemos indicar similitudes en las alteraciones asociados al rendimiento intelectual. Mayormente en ambos trastornos se observan un coeficiente intelectual por debajo de promedio, así como dificultades en su madurez social, debido a su poca adaptación al cambio y una disminuida flexibilidad cognitiva salvo en caso de TEA de alto funcionamiento como el Síndrome de Asperger donde su rendimiento intelectual sobresale en comparación a otros niños (Montes, Bembibre, Triviño y Arnedo, 2015).

Finalmente, los trastornos del sueño, trastornos de ansiedad y agresividad serian alteraciones secundarias dentro de los TEA. Es más, dependiendo de la posible etiología y la comorbilidad se observaría alteraciones de insomnio, terrores nocturnos, tensión, miedo, preocupación e incluso reacciones impulsivas que rompan normas sociales (Arango- Lasprilla, Romero, Hewitt- Ramirez y Rodriguez, 2018).

La importancia de la evaluación neuropsicológica

Por ende, es de gran importancia realizar una evaluación neuropsicológica en los diferentes trastornos o alteraciones del neurodesarrollo puesto que permite detectar el desempeño cognitivo ya sea en fortalezas, debilidades o rendimientos promedio. Estos resultados junto con la exploración psicopatológica generan un mejor análisis para detectar la aparición, evolución y pronóstico del problema que conllevaría a un adecuado diagnóstico y por ende a un buen inicio de la intervención neuropsicológica, psicológica, neurológica o psiquiátrica considerando su comorbilidad en cada caso (Pardos, 2019).

Conclusiones

El artículo permite comprender las características de los trastornos del neurodesarrollo, siendo una de las principales manifestaciones, el retraso en el crecimiento y/ maduración del cerebro, lo que trae como consecuencia una disfunción cognitiva, emocional, conductual y social en el niño y adolescente.

Del mismo modo, se describió su clasificación basada en trastornos genéticos, trastornos de etiología ambiental y trastornos que se definen por sus repercusiones finales. Específicamente en este último grupo se encuentran el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, trastorno de espectro autista, trastorno del lenguaje, trastornos del aprendizaje y la discapacidad intelectual.

Entre tanto una de las disciplinas que se encarga de su estudio desde un ámbito asistencial es la neuropsicología infantil, ya sea realizando actividades de detección, evaluación e intervención de la relación cerebro- conducta en los trastornos del neurodesarrollo.

Por otro lado, la mayoría de los trastornos del neurodesarrollo evidencian cuadros comórbidos, siendo los de mayor comorbilidad el trastorno por déficit de atención con hiperactividad y el trastorno de espectro autista, sin embargo, existen otros cuadros que igualmente es necesario detectar, describirlos y diferenciarlos para tener un mejor análisis de su pronóstico, diagnóstico e intervención siendo de uno de los procedimientos de gran importancia la evaluación neuropsicológica.

Bibliografía

Arango- Lasprilla, J. ; Romero, I. Hewitt- Ramirez, N. & Rodriguez, W. (2018). Trastornos psicologicos y neuropsicologicos. Bogotá, Colombia: Manual Moderno.

Arango- Lasprilla, J., Rivera, D. & Olabarrieta- Landa, L. (2017). Neuropsicología infantil. México D.F: Manual Moderno.

Arnedo, M., Montes, A., Bembibre, J, & Triviño, M. (2015). Neuropsicología infantil a través de casos clínicos. España: Médica Panamericana.

Artigas- Pallarés, J., Guitart, M. & Gabau- Vila, E. (2013). Bases genéticas de los trastornos del neurodesarrollo. Revista Neurol, 56, (1), 23-34.

Asociación Americana de Psiquiatría (2015). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. España: Editorial Medica Panamericana.

Baca, F. (2012). Trastornos del inicio del comportamiento disruptivo en estudiantes de 8 a 11 años de una institución educativa del Callao (Tesis de maestría inédita). Universidad San Ignacio de Loyola, Lima. Recuperado de: repositorio.usil.edu.pe/

Cuervo, A., & Ávila, A. (2010). Neuropsicología infantil del desarrollo: Detección e intervención de trastornos en la infancia. Revista Iberoamericana de Psicología: Ciencia y Tecnología, 3(2), 59-68.

Galán-López, I., Lascarez-Martinez, S., Gómez-Tello, M. & Galicia-Alvarado, M. (2017). Abordaje integral en los trastornos del neurodesarrollo. Revista del Hospital Juárez de México, 84(1), 19-25.

García-Peñas (2009). Autismo, epilepsia y patología del lóbulo temporal. Revista de Neurología, 48(2), 35-45.

Gutiérrez, E., Lazarte, F. & Alarcón, G. (2016). La importancia de la evaluación del neurodesarrollo en niños menores de treinta meses en el contexto peruano. Acta Médica Peruana, 33(4), 304-308.

Más referencias

Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado-Hideyo Noguchi [INSM- HDHN]. (2012). Estudio epidemiológico metropolitano en salud mental 2012. Anales de Salud Mental, 18(1-2), 13-200.

López-Villalobos, J., Serrano, I., Sánchez-Mateos, J. (2004). Trastorno por déficit de atención con hiperactividad: comorbilidad con trastornos depresivos y ansiedad. Psicothema, 16(3), 402-407.

Medina-Alva, M., Caro, I., Muñoz, P. Leyva, J., Moreno, J. & Vega, S. (2015). Neurodesarrollo infantil: características normales y signos de alarma en el niño menor de cinco años. Revista Peruana Medicina Experimental y Salud Publica, 32(3), 565-573.

Montes, A., Bembibre, J., Triviño, M. & Arnedo, M. (2015). Neuropsicología infantil a través de casos clínicos. España: Editorial Medica Panamericana.

Oré, J. (2019). Lineamientos generales para la evaluación neuropsicológica en niños preescolares. Teoría y Práctica: Revista Peruana de Psicologia, 1(1), 37-43.

Ponce-Meza, J. (2017). Atención temprana en niños con trastornos del neurodesarrollo. Propósitos y Representaciones, 5(1), 403-422. http://dx.doi.org/10.20511/pyr2017.v5n1.154

Pardos, A. (2019). Intervención neuropsicológica infantil. Madrid: Síntesis.

Portellano, J., & García, J. (2014). Neuropsicología de la atención, funciones ejecutivas y la memoria. Madrid: Síntesis

Rico-Moreno, J. & Tárraga-Mínguez, R. (2016). Systemac reviwe on educational implications of ASP and ADHD comorbidity. Anales de Psicologia, 32(3), 810-819. https://doi.org/10.6018/analesps.32.3.217031

Scandar, M. (2013). Relación entre los síntomas de TDAH y el aprendizaje escolare en preescolares argentinos. Revista Neuropsicología Latinoamericana, 5(2), 11-23. DOI:10.5579/rnl.2013.0139

Si te ha gustado esta entrada sobre la neuropsicología infantil y la comorbilidad en los trastornos del neurodesarrollo, puede que también estés interesado en otras publicaciones de NeuronUP:

Trastornos del neurodesarrollo: concepto, tipos y tratamiento

El síndrome de Asperger: qué es, áreas, características y neuropsicología

El TDAH en la infancia: síntomas, diagnóstico y tratamiento

  • Acerca de
  • Últimas entradas

El neurodesarrollo: trastornos, comorbilidad y neuropsicología infantil - Blog NeuronUP (1)

Magister en Psicología clínica de niños. Especialista en Neuropsicología infantil.

El neurodesarrollo: trastornos, comorbilidad y neuropsicología infantil - Blog NeuronUP (2)

Últimas entradas de José Oré Maldonado (ver todo)

  • El neurodesarrollo: trastornos, comorbilidad y neuropsicología infantil - marzo 9, 2021
  • Lucha contra la discriminación de los enfermos mentales
  • Cerebro y fobias: ¿Cómo se relacionan?
  • Ángel Sánchez responde las dudas pendientes sobre su ponencia «Repercusiones funcionales de las apraxias»
  • El aprendizaje en estudiantes con necesidades educativas especiales

Summary

El neurodesarrollo: trastornos, comorbilidad y neuropsicología infantil - Blog NeuronUP (7)

Article Name

El neurodesarrollo: trastornos, comorbilidad y neuropsicología infantil

Description

Profundizamos en el neurodesarrollo, la clasificación de los trastornos del neurodesarrollo, sus cuadros comórbidos y su evaluación neuropsicológica.

Author

José Oré


FAQs

¿Cuáles son los trastornos del neurodesarrollo DSM V? ›

Otros trastornos del neurodesarrollo incluidos en el DSM-5:
  • Trastornos específicos del aprendizaje.
  • Trastorno de la comunicación.
  • Retraso global del desarrollo.
  • Discapacidad intelectual no especificada.
27 Apr 2022

¿Qué es un trastorno neuropsicológico? ›

Se trata de déficit cognitivos en el curso del desarrollo, que pueden acompañarse o no de otras alteraciones (psicopatológicas, físicas, etc.) y que pueden o no encuadrarse en una enfermedad ya conocida (por ejemplo, los síndromes disejecutivos del desarrollo en niños con síndrome de Asperger).

¿Qué es neurodesarrollo en psicología? ›

El neurodesarrollo se da a través de un proceso dinámico de interacción entre el niño y el medio que lo rodea; como resultado, se obtiene la maduración del sistema nervioso con el consiguiente desarrollo de las funciones cerebrales y, a la vez, la formación de la personalidad.

¿Qué causa un trastorno del neurodesarrollo? ›

Estas causas se pueden clasificar de la siguiente manera: Causas congénitas: mutaciones genéticas, trastornos metabólicos. Causas prenatales: infecciones maternas, deficiencias nutricionales. Causas perinatales: derivadas de complicaciones durante el parto, especialmente la falta de oxígeno (hipoxia).

¿Cómo se clasifica el neurodesarrollo? ›

El DSMV incluye entre los trastornos del neurodesarrollo la discapacidad intelectual, los trastornos del espectro autista, el trastorno por déficit de atención-hiperactividad (TDAH), los trastornos específicos del aprendizaje, los trastornos de la comunicación y los trastornos de la motricidad.

¿Qué hace un neuropsicólogo infantil? ›

Los neuropsicólogos infantiles diagnostican y taran a los niños con dificultades de aprendizaje y de atención. Ellos se enfocan en cómo el aprendizaje y el comportamiento están relacionados con el desarrollo cerebral.

¿Qué es la neuropsicología infantil? ›

La neuropsicología infantil es una neurociencia conductual, la cual estudia la relación entre la conducta y el cerebro en proceso de desarrollo.

¿Cuáles son los trastornos neuropsicológicos del aprendizaje? ›

Los trastornos del aprendizaje implican alteraciones o dificultades de concentración o atención, del desarrollo del lenguaje, o del procesamiento visual y auditivo de la información. El diagnóstico se basa en evaluaciones cognitiva, educacional, del habla y el lenguaje, médica y psicológica.

¿Cuáles son los 5 factores que influyen en el desarrollo del cerebro? ›

  • La genética y el ambiente, son los factores principales que impactan el desarrollo cognitivo.
  • El embarazo constituye un período. ...
  • La anemia en el embarazo, puede provocar daños irreversibles en el hipocampo fetal, área del cerebro importante en el aprendizaje y la memoria.
  • Placenta y cordón umbilical.
  • La deficiencia de.

¿Cuáles son los tipos de trastornos infantiles? ›

Haga clic en estos enlaces para obtener más información acerca de estos trastornos, incluidos los síntomas y tratamientos, y qué puede hacerse para prevenirlos.
  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Trastorno de oposición desafiante.
  • Trastorno de la conducta.
  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

¿Cómo se clasifican los trastornos de desarrollo? ›

Los trastornos generalizados del desarrollo se clasifican, de acuerdo al DSM IV (Manual Diagnóstico y Estadístico de Clasificación de los Trastornos Mentales), en trastorno autista, trastorno de Asperger, trastorno autista no especificado, trastorno de Rett y trastorno desintegrativo infantil.

¿Qué son los trastornos motores del neurodesarrollo? ›

Los trastornos motores son padecimientos neurológicos complejos que provocan movimientos involuntarios o anormales, o afectan la capacidad de controlar el movimiento.

¿Qué es trastorno del neurodesarrollo no especificado? ›

El Trastorno Generalizado del Desarrollo no especificado es un tipo de trastorno que se caracteriza principalmente por una alteración profunda y grave en tres de las principales áreas de desarrollo de un niño.

Top Articles

Latest Posts

Article information

Author: Edwin Metz

Last Updated: 09/26/2022

Views: 5831

Rating: 4.8 / 5 (78 voted)

Reviews: 93% of readers found this page helpful

Author information

Name: Edwin Metz

Birthday: 1997-04-16

Address: 51593 Leanne Light, Kuphalmouth, DE 50012-5183

Phone: +639107620957

Job: Corporate Banking Technician

Hobby: Reading, scrapbook, role-playing games, Fishing, Fishing, Scuba diving, Beekeeping

Introduction: My name is Edwin Metz, I am a fair, energetic, helpful, brave, outstanding, nice, helpful person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.